Páginas amarillas Nueva Zelanda

LAS INDUSTRIAS QUIMICA Y FARMACEUTICA AL SERVICIO DEL PODER.Investigación,armamento,negocio. (Capitulo 4 )

2017.02.02 17:13 RaulMarti LAS INDUSTRIAS QUIMICA Y FARMACEUTICA AL SERVICIO DEL PODER.Investigación,armamento,negocio. (Capitulo 4 )

(De "La felicidad tecnológica"-Andrés Herrero)
 ************************** 
*CAPITULOS PUBLICADOS: No. 1 * https://www.reddit.com/podemos/comments/5qw6hf/las_industrias_quimica_y_farmaceutica_al_servicio/
No. 2 : https://www.reddit.com/podemos/comments/5r37es/las_industrias_quimica_y_farmaceutica_al_servicio/
No.3 : https://www.reddit.com/podemos/comments/5r9w72/las_industrias_quimica_y_farmaceutica_al_servicio/** ____________________________
La sociedad tiende con frecuencia a idealizar a los científicos, cuando éstos son individuos con los mismos escrúpulos, comportamientos y valores que los demás.
En el campo de concentración de Dachau, técnicos de la Bayer controlaban y supervisaban todos y cada uno de los experimentos que se efectuaban, que iban desde el ensayo de nuevos medicamentos en prisioneros para tratar la malaria, el tifus, la tuberculosis, la fiebre tifoidea,la fiebre amarilla y la hepatitis infecciosa, pasando por inyecciones de productos tóxicos y gérmenes, hasta la exposición a gas mostaza para buscar posibles antídotos.
En cámaras estancas sometían a los reclusos a presiones extremas para comprobar la resistencia y adaptación del organismo a la altitud, hasta que perecían en medio de horrorosas convulsiones por la excesiva presión intracraneal, y para estudiar su aguante al frío, sumergían a sus víctimas en bañeras llenas de agua y hielo hasta que sucumbían.
En Auschwitz, de los 3.000 niños utilizados por el doctor Mengele para sus experimentos eugenésicos en busca de una raza superior más pura, apenas quedaban 200 vivos cuando el campo fue liberado.
Los cobayas preferidos del doctor eran los siameses a los que intentaba cambiar el color de los ojos mediante la inyección de sustancias químicas, así como los menores que padecían enanismo o síndrome de Down con los que practicaba** amputaciones sin anestesia, castraciones e intervenciones en la médula espinal, que los dejaban tetrapléjicos, llegando incluso a diseccionarlos vivos**.
Mengele intentó asimismo la esterilización masiva de mujeres, inoculándoles diversos preparados químicos de la compañía Bayer.
El ángel de la muerte solo fue el precursor de lo que vendría después.
 ** LA CIA ENTRA EN ESCENA** 
** Apenas terminada la guerra de Corea, la CIA comenzó a estudiar la forma de crear individuos-robots que obedecieran cualquier orden sin cuestionarla, torturando e hipnotizando a prisioneros norcoreanos**.
En esa misma línea, menos conocido que Mengele, pero no menos siniestro que él, destaca por méritos propios el siquiatra canadiense Ewen Cameron, contratado por la CIA para efectuar experimentos de modificación de la personalidad que se admitía pudieran ser letales siempre que las víctimas no fueran ciudadanos estadounidenses.
Se buscaba controlar a los individuos y dirigir su conducta mediante lavado de cerebro, aplicación de dosis brutales de drogas y electroshocks combinados que permitieran borrar su mente y reprogramarla partiendo de cero.
Valiéndose de sustancias alucinógenas como el LSD y drogas paralizantes, Cameron consiguió inducir comas en sus víctimas, que eran bombardeadas con mensajes repetidos obsesivamente noche y día sin descanso.** Uno de sus pacientes recuerda que le pusieron una grabación 23 horas al día que decía "mataste a tu madre", y que cuando regresó a su casa, se asombró al ver que aún seguía viva**.
Cameron fue también pionero en las técnicas de privación sensorial.
En una ocasión, encerró a una mujer en una pequeña caja blanca durante 35 días, sin luz, olor, tacto ni sonido, sorprendiendo a los propios médicos de la CIA, que sabían que bastaban menos de 40 horas en un tanque de privación sensorial para causar episodios sicóticos de delirio y severas reacciones psicológicas de carácter irreversible.
Los pacientes que ingresaban por problemas menores de depresión, fobias o desórdenes de ansiedad al instituto mental donde trabajaba Cameron, salían de allí incapacitados de por vida.
Al doctor le gustaba también practicar lobotomías con la mínima anestesia, para poder observar las reacciones del paciente a medida que el escalpelo iba cortando su cerebro.
Pero el juguete favorito del doctor Cameron eran los electrochoques.
A una madre de cinco hijos, que acudió al doctor Cameron por una depresión postparto, la mantuvo 86 días narcotizada, en estado semicomatoso.
Durante ese período, le aplicó 102 electroshocks, y quedó tan inválida, que ni siquiera podía ir al retrete sin ayuda.
Lo paradójico es que Cameron había sido miembro del Tribunal Médico de Nuremberg, donde había acusado a los médicos nazis de las mismas atrocidades que él mismo iba a cometer una década después.
El doctor Cameron dejó chiquito al mismísimo Méngele, por lo que como premio a su inmaculada hoja de servicios,** fue nombrado Primer Presidente de la Asociación Mundial de Siquiatría**.
A los que querrían creer que todo el mal terminó con los nazis y que este tipo de conductas han pasado a la historia, les convendría darse una vuelta por los laboratorios secretos de armas biológicas... ¿qué se cuece con absoluto sigilo en ellos?... ¿con quién, cómo y dónde ensayan sus cócteles mortíferos?... ¿están confeccionando vacunas para inducir cánceres?
Si el futuro tiende a la "medicina personalizada", no lo será menos la "enfermedad personalizada". Nada se filtra fuera de sus muros herméticos, y cualquier sospecha entra dentro del reino de la conjetura, aunque vistos los antecedentes, sería ingenuo concederles el beneficio de la duda.
Sería la primera vez en la historia de la humanidad que teniendo un arma no la utilizase.
Desde el momento en que a nadie le gusta tirar el dinero, hay que suponer que algún fruto habrán producido, por lo que las probabilidades de que la pesadilla continúe, son infinitamente más altas que la ausencia de pruebas.
La famosa gripe A (mezcla de cepas víricas de la humana, la del cerdo y la aviar) que tanta sicosis creó en el 2009, podría haber sido un primer ensayo global de futuras bioarmas capaces de diezmar a toda la humanidad.
«En la Conferencia Mundial para la Alimentación, celebrada en Roma, en el año 1974, Henry Kissinger pronunció un discurso sobre los problemas de “seguridad alimentaria” en el mundo.
Luego, en reuniones secretas con ministros de los países de la Commonwealth (Estados Unidos, Sudáfrica, Australia, Canadá y Nueva Zelanda) celebradas con ocasión de la misma, Kissinger discutió las políticas y estrategias a seguir respecto del control de la producción de alimentos y del uso de los mismos como arma.
De vuelta a Estados Unidos, Kissinger presentó el 10 de diciembre de ese mismo año un memorándum de 200 páginas (NSSM 200 o National Security Study Memorandum 200), firmado por el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos que él mismo presidía, con el título “Implicaciones del Aumento de la Población sobre la Seguridad de Estados Unidos y de sus Intereses en el Extranjero”, en el que manifestaba textualmente que "la despoblación debería ser la más alta prioridad de la política de EEUU hacia el Tercer Mundo", ya que se trata de un "asunto trascendental para la seguridad nacional de este país", cuya economía "requerirá grandes y crecientes cantidades de minerales y materias primas provenientes del exterior", especialmente de los países menos desarrollados.
Las recomendaciones de ese estudio fueron adoptadas como política oficial USA en Noviembre de 1975 por el presidente Gerald Ford, resumiéndose en la puesta en práctica de manera inmediata de un plan destinado a controlar el crecimiento poblacional en los países subdesarrollados, a través de tres grandes líneas de actuación:
1 Control de natalidad y esterilización masiva de poblaciones indígenas.
2 Generación periódica de hambrunas.
3 Estimulación de conflictos interregionales y guerras en esos países.
Entre 1963 y 1990 dos docenas de países que anteriormente eran autosuficientes, pasaron a depender de las importaciones de alimentos para suplir sus déficits. Brasil dejó de ser un 90% autosuficiente en cereales en 1963, a tener que importar el 25% de su producción en 1990; Haití, país cercano al 95% de autosuficiencia, pasó a importar el 55%; Egipto, de ser un 84% autosuficiente, comenzó a importar el 38%. Etiopia que tenía un 100% de cobertura, descendió al 89%. Argelia con un 76% de autosuficiencia, llegó a importar el 56%.
En México, la caída en la producción de cereales fue tan dramática, que en 1995 el gobierno declaró oficialmente 12 “zonas de hambre” en el país».
Mantener la supremacía exige no reparar en medios ni detenerse ante nada:
«La CIA, el Departamento de Defensa estadounidense e investigadores de grandes compañías relacionadas con científicos nazis que posteriormente trabajaron para la NASA, crearon el virus del Sida con el fin de frenar el crecimiento demográfico de África.
Esa es la tesis que sostiene el doctor Leonard Horowitz, que manifiesta que la fabricación del agente causante de dicha enfermedad forma parte de una estrategia genocida programada en los centros de poder de EEUU en los años sesenta.
Las conexiones de Kissinger con la CIA y los orígenes del sida y el ébola, fue el tema del discurso pronunciado por el doctor Leonard Horowitz en la XI Conferencia Internacional del Sida celebrada en julio de 1996.
Según Horowitz, investigadores del Instituto Nacional del Cáncer y científicos militares de EEUU trabajaron juntos para crear un virus que pudiera desencadenar diversos tipos de cáncer. Utilizaron monos y otros animales capaces de producir enfermedades como leucemia, sarcoma y disminución de defensas del sistema inmunológico, asociadas al sida.
En 1969, ante un comité del Congreso, Donald MacArthur, en representación del Pentágono, habría solicitado financiación para desarrollar un microorganismo capaz de destruir en un período de 5 a 10 años el sistema inmunológico humano.
La erupción del sida en África -asegura Horowitz- siguió el mismo curso que las vacunaciones de sarampión, rubeola, poleo, viruela y hepatitis B.
Las mezclas de varios tipos de virus en cultivos de células humanas y animales, que contaminaron las vacunas distribuidas en África, habrían proporcionado una "explicación plausible" y una coartada científica para afirmar que "nuevos virus estaban emergiendo en esa región del mundo".
El recorrido seguido por la epidemia sería la evidencia más clara, en opinión de Horowitz.
Los países más azotados coinciden con aquellos donde las vacunas fueron administradas con mayor intensidad: el 80% se dio en el África subsahariana.
Con todo, la acusación más grave es que esas vacunas contaminadas continúan todavía hoy siendo administradas,,,,,,,,
 **CONTINUARA ** 
submitted by RaulMarti to podemos [link] [comments]